Se ha puesto de moda poner carteles de neón a modo de decoración. No sé en qué momento arrancó esta tendencia, pero desde luego ha calado. Y me gusta.

Los carteles o luces de neon dan un aspecto especial a la casa. Sirven para decorar sea cual sea tu estilo. A mi me gustan en especial para combinar con muebles de estilo industrial.

Ejemplo de decoración con neones

Me gustan los muebles de madera y metal. A muchos les parecen fríos, pero a mi me encantan. Creo que dan a la estancia un ambiente muy masculino. Un sofá de piel oscura, una mesa pequeña de madera con detalles decorativos metálicos y en la pared o la estantería un objeto decorativo imitando uno de esos carteles de neon con tanto encanto.

Algunos de estos objetos de decoración son pequeños, y traen unas bombillas de luz suave y amarilla. Son perfectos para dar ese ambiente cálido y acojedor que contrasta con la sobriedad de los muebles de estilo industrial.

Otro neon decorativo

¿Dónde encontrarlos? Hace unos años era complicado, pero ahora están en casi cualquier tienda de decoración o interiorismo. Es probable que no los encuentras en tiendas como Ikea, ya que apuestan por la decoración nordica y ahí no encajan. Pero sí los venden por ejemplo en las tiendas de la cadena Maisons du monde y en su página web, maisonsdumonde.com.

Otra imagen

¿Dónde quedan especialmente bien? Un neon decorativo no puede faltar si tienes un mueble bar en el salón de tu casa. Ponte en situación: llega la noche e invitas a unos amigos a tu casa. Cuando llegan, apagas las luces y dejas encendido tu neon decorativo y alguna pequeña lámpara de luz indirecta. Se crea un ambiente y una atmosfera fantástica.

Neones que son decorativos

Algunos empresas incluso permiten comprar neones decorativos personalizados. Perfectos por si quieres que tengan algún nombre o texto en especial.

Me encanta este que tiene un corazón y una frase especial. No me negarás que es un complemento de decoración ideal.

Los que gustan a todos son los neones decorativos con aspecto retro, de los años 50. En aquellos años se usaban estos carteles publicitarios para engalanar casi cualquier negocio. Hoy tienen ese aspecto vintage que buscamos para el salón de nuestra casa.

Si buscan un poco los encontrarás de casi cualquier temática y diseño. Imitando carteles de bar, de gasolineras o porqué no, de salones recreativos.

Los más sencillos sólo tienen alguna pequeña frase, mientras que los más apreciados incluyen formas y símbolos.