Un elemento decorativo se puede volver perfecto cuando además de su aspecto estético, también tiene un factor funcional. Esto no siempre es fácil de conseguir, pero uno de los objetos que pueden cumplir muy bien estas dos facetas son los espejos, que aparte de serte de utilidad, también pueden adornar tu casa, ya que una habitación decorada con espejos será propicia a reflejar la luz ambiente, por lo que la estancia se verá más iluminada y espaciosa.

Espejos para decorar nuestro hogar

Los espejos son de ayuda para complementar el estilo que deseamos dar a la decoración de nuestra casa o apartamento.

Los espejos pueden situarse delante de una ventana, de forma que emitan un reflejo del paisaje exterior y sirvan como decoración plasmando imágenes naturales, pero otra opción muy ajustada a las necesidades decorativas es colocarlos de forma vertical en pasillos y esquinas, para ofrecer una sensación de altura.

Pero no son estos los únicos lugares donde pude funcionar bien poner espejos, ya que estos cuentan con muchas características y usos, convirtiendolos en objetos versátiles que podremos colocar de distinta forma a lo largo de nuestro hogar. También en los recibidores es una buena idea colocar un espejo grande que recubra la pared de cintura para arriba. De este modo se captaremos más la atención de las visitas nada más entrar en nuestra casa.

Existen distintos tipos de espejos que, según su forma, sus marcos, sus colores o los materiales con los que están fabricados, pueden realizar distintas funciones y servir para decorar nuestra casa según nuestros gustos y nuestra personalidad.

A continuación ofreceremos una lista de formas con las que podemos colocar los espejos para que cumplan distintas funciones decorativas.
Espejos por parejas. Otorgan a nuestro salón un ambiente más equilibrado, pero además, si los colocamos cerca de las ventanas, pueden servir para proyectar de manera más óptima la luz natural. Estos espejos otorgan una sensación de armonía en nuestra casa.

Segundo espejo

Equilibrio vertical. Esta forma se basa en la utilización de distintos espejos que, colocados de manera vertical, dividen la imagen reflejada.
Espejos de perfil. Estos espejos se colocan en paredes interiores laterales, puestos de perfil a espejos frontales.

Espejos enfrentados. Se trata de una serie de espejos que, colocados a lo largo de las puertas que cubren el armario, ofrece una sensación de mayor profundidad y luminosidad.

Algunos de los espejos sol que hoy en día están sumidos en el olvido y ya no se utilizan, en estos días están asistiendo a un renacimiento, pues pueden ofrecer a los interiores una decoración sofisticada, que, según algunos expertos en la materia, pueden volver a ponerse de moda, con sus tradicionales bordes imitando rayos o la forma de las hojas.

Si lo que buscas son diseños originales, nada mejor como ver el catálogo de Wayfair

Comments are closed.